Historia

En 1993, Julián Nicolás, joven sacerdote, natural de Valdemoro, partía hacia las inhóspitas tierras de una de las zonas mas pobres de Brasil. Una vez allí, se instaló en una pequeña aldea llamada Barrocas, y junto a otro sacerdote de Aranjuez, ubicado en una aldea próxima, llamada Teofilandia, comenzaron la construcción de un centro que albergará a unos 50 niños y que provendrían de las familias mas necesitadas del lugar. Después de unos meses allí, escribe a un grupo de amigos de Valdemoro, pidiéndoles ayuda urgente, dado que la mortalidad infantil era muy grande, debido a que el hospital mas cercano se encontraba a mas de 200 kms, y no había medio de locomoción para transportar a los niños enfermos hasta allí.

Una vez organizadas algunas actividades para recaudar fondos, el pueblo de Valdemoro respondió a la llamada de uno de sus convecinos, y se recaudo el dinero necesario. Actualmente, la “ambulancia” realiza un servicio al hospital dos veces por semana. La consecuencia directa ha sido la disminución de la tasa de mortalidad infantil. Así nació la ONG “Amigos de Julián”.

Desde entonces el número de proyectos en estos años ha crecido tanto en número como en diversidad de países. La experiencia nos enseñó que la gente colabora siempre y cuando tuviera un mínimo de garantías de que el dinero llegaría a su destino. A partir de entonces, todo proyecto es estudiado minuciosamente, y si resulta finalmente aprobado, el importe del mismo es entregado en mano a la persona que trabajara en dicho proyecto y que se encuentra en Madrid por motivo de vacaciones. Este es el mejor método que hemos encontrado de hacer que se cumplan los proyectos. Una vez que ha sido realizado el proyecto, exigimos a los responsables del mismo, el envío de facturas originales, fotografías, etc. para poder exponerlas en los actos que seguimos haciendo y que la gente compruebe que el dinero ha llegado a su destino.

 

Una vez organizadas algunas actividades para recaudar fondos, el pueblo de Valdemoro respondió a la llamada de uno de sus convecinos y se recaudo el dinero necesario. Actualmente la “ambulancia” realiza un servicio al hospital dos veces por semana.