Carta Nº15 Hospital de “Alta Complejidad”

                                                                  Hospital de “Alta Complejidad”

Moreno ( Buenos Aires) 26 de Abril de 2013.

   La historia comenzó con San Juan de Dios, hace  muchos años, en concreto, en 1539, en pleno Siglo  S XVI, allá en la genuina ciudad de Granada, aquel loco de Dios, inicia la historia de la Hospitalidad tal como la entendemos hoy en día .El aporte de San Juan de Dios, nace de una profunda conversión ante las graves deficiencias de todo tipo por la que pasaban los enfermos donde el mismo fue internado por sus achaques, le tocó la Misericordia de Dios y descubrió claramente que el rostro y las heridas de cada uno de los enfermos eran los mismos que los de Jesucristo. Esta experiencia unida a aquellas fervientes palabras que el predicador San Juan de Ávila pronunciara en las fiestas patronales de su comunidad transformó, para siempre la atención hospitalaria y hoy es aceptado por todos a San Juan de Dios como el creador de los Hospitales tal como los entendemos en la actualidad.

    Desde entonces ha llovido mucho y las cosas se han ido organizando cada vez más y más hasta llegar hasta la “alta complejidad” de los últimos hospitales que están en vanguardia en el mundo entero, y que son el paradigma de la sofisticación hospitalaria.

Pero no todos los hospitales han seguido el progreso que se esperaba ni se han ajustado las pautas marcadas… también se están dando situaciones de involución y retroceso.

    Por esas razones de mi ofrecimiento pastoral, estoy metido en una historia realmente admirable y anacrónica, en el Hospital Descentralizado Zonal  “General Mariano y Luciano de la Vega” de Moreno, la ciudad donde vivo. Desde el miércoles 3 de Abril atiendo la Capellania de dicho Hospital, los lunes, miércoles y viernes. Mi servicio es primordialmente de atención humanitaria ya que la “complejidad “ de los pacientes internados pasa por la violencia, heridas de armas, apuñalamientos, riñas y peleas, accidentes de tránsito y algún que otro caso de enfermedades comunes. Hay que decir que a ser un Hospital Público todos los atendidos en el mismo son personas sin ninguna obra social ni otro tipo de atención sanitaria que ofrecen las  múltiples mutuas médicas que por aquí existen.

      En este corto, pero sustancioso recorrido de la atención religiosa en este ámbito, os comparto la experiencia de la alegría de tantos nacimientos que acontecen en el área de maternidad (un promedio de 15 diarios) y junto a esta alegría de la vida de un pueblo joven y vitalista , el sufrimiento y del dolor de todos lo enfermos y pacientes, como pasa en cualquier hospital, las consecuencias de una sociedad  que vive en permanente estado de violencia y degradación , la angustia de los últimos que esperan meses para que los presupuestos oficiales liberen partidas para remedios o para prótesis.  pero también el dolor y la impotencia de médicos y personal sanitario de todos los servicios que como su misión es con los últimos, también entran en el último lugar de las asignaciones, los presupuestos y los sueldos.

      Realmente este Hospital me hace recordar la vida de aquel “loco de Dios” del S. XVI, y me pregunto cual es mi misión y lo que puedo hacer para que tanta complejidad se transforme en mayor humanidad.


                                               

                                              P. Julián Nicolás, sacerdote diocesano de Madrid.